A un paso de semis

Con un mejor comienzo respecto al partido pasado y con un rendimiento ofensivo soberbio de Davis y Thornton, Aguada le volvió a ganar a Olimpia y quedó a 40 minutos de semifinales. Por Néstor Barrosa

Pese a que el equipo por pasajes sigue evidenciando la falta de regularidad producto del extenso parate, Aguada ganó, se quedó con el segundo punto de la serie y está a un juego de semifinales.

El comienzo del partido, sobre todo en el aspecto defensivo, fue notoriamente superior al del primer punto. Y eso permitió llevar un plan de juego más favorable, más a conveniencia de Aguada. Si bien hubo alguna distracción defensiva que permitió goles relativamente sencillos, el ritmo de juego era el que Aguada necesitaba y eso permitía llevar controlado el partido.

No fue un gran cuarto en materia ofensiva por parte del rojiverde, que no trabajó del todo bien en la ocupación de espacios y en la generación de ventajas. Los porcentajes de tiro tampoco fueron del todo buenos (1 de 7 en triples, por ejemplo) pero, en base a una mejor defensa respecto al primer cuarto del juego anterior, el partido se desarrollaba dentro de un trámite parejo. Los más claros en materia ofensiva eran Leandro, Thornton y Davis, pero sin brillar. Sobre el cierre, un par de distracciones en defensa permitieron dos triples consecutivos de Olimpia para llevarse el primer periodo con diferencia de cinco (23-18).

El segundo cuarto tuvo un arranque soberbio de quien sería una de las grandes figuras ofensivas del equipo: Dwayne Davis. Dos dobles y dos triples del extranjero para que Aguada pusiera un 10-0 en dos minutos y medio y se fuera adelante por cinco (28-23). En un cuarto que a la postre terminaría siendo el del quiebre del juego, la defensa aguatera incomodaba a Olimpia y lo hacía caer en tiros forzados y con bajo porcentaje.

Si bien la salida a descansar de Davis hizo que el ataque de Aguada cayera en un pequeño bache y que Olimpia se mantuviera a tiro, rápidamente apareció Leandro generando juego y comenzó a calentar motores el otro goleador de la noche: Al Thornton. Un cierre de cuarto bárbaro del Sheriff, complementado por grandes minutos (otra vez) de Izaguirre en los dos aros, para que Aguada sellara un parcial de 28-14 y se quedara con el primer tiempo en cifras de 46 a 37.

En el comienzo del tercer cuarto se evidenció lo comentado al principio. Tal vez por la falta de rodaje del equipo, una de las cosas que le está costando es mantener la regularidad una mayor cantidad de minutos. El arranque no fue el mejor y Olimpia lo aprovechó para cortar un poco la ventaja con Villegas y Agarbado como principales armas. Pero en líneas generales Aguada seguía controlando el juego y, como en todo el segundo tiempo, la tónica fue la misma. Altibajos colectivos de Aguada, el impulso de Olimpia para presionar, intentar correr y acortar ventajas, pero Aguada aun alternando altos y bajos en lo colectivo, siempre encontró alguna individualidad que le solucionó los problemas y le permitió recuperar la ventaja. Davis en modo asesino en el uno por uno, goles en momentos justos de Izaguirre, un par de triples fundamentales de Bavosi. Se iba el tercer periodo y la ventaja se mantenía. Aguada 66 - Olimpia 58.

En el último cuarto apareció la jerarquía individual de Al Thornton. Ya desde el comienzo colocó cinco puntos seguidos para que Aguada sacara 13 (71-58) y se empezara a liquidar definitivamente el juego. Si bien Olimpia, en base a actitud más que a juego, siguió tirando reacciones e intentando acercarse, lo concreto es que Aguada controlaba el partido y tenía en Thornton (11 puntos en el cuarto) a la figura que cerraría el partido. Complementado por la inteligencia de Leandro para leer el juego y por Seba Izaguirre haciendo de todo un poco, Aguada logró mantenerse en ventaja y nunca se vio peligrar el triunfo, pese a que se notó el cansancio o hasta un cierto afloje en los minutos finales.

Victoria justa y merecida para Aguada que lo deja a un partido de una nueva semifinal. Pese a que es evidente que el equipo debe seguir trabajando y mejorando varias cosas, siempre es importante y tranquilizador poder corregir ganando.

Dentro de los aspectos a mejorar, destacar un par de ellos.

El primero y fundamental, mejorar el rebote defensivo. Aguada permitió que el rival tomara 26 de los 50 rebotes disputados en el aro propio, lo que costó recibir 28 puntos de segunda oportunidad.

En la faz ofensiva, mantener durante más minutos en un mismo partido el volumen de juego. El equipo no siempre ocupa los espacios como puede y no siempre logra un buen juego de pase de bola. Cuando logra hacerlo logra anotar con facilidad y con altos porcentajes pero debe intentar extender la cantidad de minutos en que lo hace.

En materia estadística destacar como goleador y figura del equipo a Dwayne Davis que, además de sus 24 puntos y de aparecer en momentos clave del juego, también generó juego para sus compañeros (cinco asistencias) y tuvo buenos pasajes defensivos contra Villegas.

Otro destacado en el goleo fue Al Thornton que finalizó con 23 unidades, once de ellas en el último cuarto y para comenzar a cerrar el partido.

García Morales terminó con 14 unidades, lo cual parece poco para lo que nos tiene acostumbrados pero tiró solo para 23. Fue un muy buen partido de Leandro fundamentalmente en lectura de juego, en entender que el goleo estaba pasando por otras manos y que no era tan necesario su desgaste para anotar.

Corresponde destacar una vez más el partidazo de Sebastián Izaguirre que está haciendo “de todo un poco”. Eleva el tono defensivo, se prende en el rebote, siempre atento en los cambios de hombre y en las ayudas en el aro propio y en ataque no solo trabajando para el equipo sino poniendo los tiros cuando le toca tomarlos. El “10” terminó con 11 puntos, ocho rebotes y un recupero.