Cada vez más cerca

Aguada sumó su quinta victoria consecutiva (la sexta en los últimos siete partidos) y dio un gran paso para meterse en la definición del torneo, para la cual resta una sola victoria. Por Néstor Barrosa

Pese a ser el único equipo al que no pudo vencer en el año, Aguada llegaba como favorito para enfrentar a Sayago y terminó confirmando esa condición con una victoria prácticamente de punta a punta. Si bien el trabajo defensivo en general no fue bueno y eso permitió que Sayago planteara un primer cuarto parejo y una reacción sobre el cierre, lo concreto es que Aguada dominó, sacó diferencias a partir del segundo cuarto y se mantuvo al frente y con el control del trámite prácticamente en todo el partido.

El primer cuarto tuvo a los ataques de ambos superando a las defensas rivales. En Aguada, el de mejor comienzo ofensivo era Roberts, pero también sufría en defensa ante Talbot. El principal complemento de Lee era Leandro (al que cada día se lo ve más en ritmo) pero también se sumaban Thronton y Davis con conversiones puntuales. Sayago, al margen de algún triple de Verrone, se la jugaba a atacar la pintura y por momentos convertía con facilidad.

El segundo chico comenzó con un 10-0 en tres minutos en favor de Aguada que le permitió irse 14 arriba, lo que obligó a los locales a pedir minuto de tiempo. Si bien a la vuelta del minuto la eficacia defensiva aguatera volvió a caer y Sayago volvió a convertir en algunos casos con comodidad, la respuesta aguatera estuvo en el ataque y fundamentalmente de la mano de García Morales. Tremendo cierre de cuarto para Leandro que se volvió imparable y finalizó el primer tiempo con 23 puntos (6/10 en triples) en 16 minutos jugados. La victoria aguatera era justa y merecida (50-39).

El comienzo del tercer cuarto fue una continuidad de lo visto en el segundo. Aguada jugaba manejando la ventaja y por momentos parecía regular, ante un Sayago que seguía jugado a lastimar en la pintura y por momentos lo conseguía. Talbot, Crews y Verrone eran los que más dañaban en filas locales pero, del otro lado de la cancha, Aguada respondía y mantenía la ventaja. No era un gran partido de Davis ni Thornton, pero el rojiverde seguía encontrando goles en Leandro y Roberts y ahora se sumaban tanto Bavosi como Fede Pereiras, que hasta el momento no habían aportado puntos. Se consumían los diez minutos y la ventaja seguía siendo aguatera, ahora de 10 puntos (73-63).

En los diez minutos finales y a sabiendas de que debía ganar para no despedirse de la Liga, Sayago echó el resto y comenzó a acortar distancias. Entraron tres o cuatro triples para el local y eso le permitió ponerse a tres puntos con siete minutos por jugar. Pero Aguada, que definitivamente tenía una floja noche defensiva, siempre encontró respuestas ofensivas para mantenerse al frente. Primero fueron un par de triples de Davis y Leandro, luego Thornton atacando el aro y más sobre el final la inteligencia del equipo para generar lanzamientos libres y encestarlos.

La victoria se terminó concretando con renta de siete (98-91) y si bien el desempeño defensivo del equipo fue bastante pobre, volvió a ratificar el potencial ofensivo y lo ganó atacando. Nuevamente cuatro jugadores con diez o más puntos, dentro de los que sobresalieron García Morales y Roberts. Leandro terminó con 32 puntos (8 triples) mientras que Lee anotó 24 puntos, más 15 rebotes, dos asistencias, cinco recuperos y una tapa. Thornton finalizó con 15 puntos y Davis con 10.

De esta forma Aguada quedó a una victoria de asegurarse el pasaje a Playoffs con dos oportunidades para lograrlo. La primera de ellas el próximo lunes, es ni más ni menos que el partido que todos queremos ganar siempre: el clásico.