Ya depende de sí mismo

Con un soberbio debut de Al Thornton, Aguada obtuvo una gran victoria en su visita a Villa Biarritz y después de varias fechas, vuelve a depender de sí mismo para clasificar a Playoffs. Por Néstor Barrosa

Era un punto impostergable en la lucha por entrar a Playoffs y pese a que una vez más no tuvo un buen comienzo de juego, Aguada redondeó un muy buen partido y se quedó con una victoria justa y merecida.

Ambos equipos comenzaron desprolijos en ataque y dentro del desorden, el que se sintió más cómodo fue el local. Con un poco más de velocidad, algún gol de corrida y dominando los rebotes en ambos tableros, la ventaja inicial fue para Biguá, que llegó a sacar siete puntos de ventaja (16-9). Los mejores en el ataque aguatero eran Bavosi y Roberts, pero el equipo jugaba apurado y equivocaba procedimientos. Un ejemplo claro cuando a partir de la segunda falta de Santos (en cuatro minutos), el equipo comenzó a tirar de media y larga distancia en lugar de atacar al interno rival. Pese a que lo que se hacía en ataque no era bueno, el equipo se mantuvo en juego desde la defensa, no permitió goles de campo de Biguá y con los primeros destellos de Thornton más un triple de Fells en el final, terminó el primer cuarto solo cuatro puntos abajo (19-15).

El segundo cuarto fue sencillo de sintetizar: un gran trabajo colectivo en defensa y en ataque “el show del Sheriff”. Si bien en su ingreso en el primer cuarto le costó entrar un poco en ritmo, el segundo cuarto de Thronton fue sencillamente perfecto. Rápido en sus movimientos, agresivo para atacar el aro, un primer paso en el doble ritmo incontenible, la plasticidad y velocidad de siempre para sacar el tiro, Thornton tomó el ataque para él e hizo lo que quiso. Finalizó con 17 puntos en el cuarto, habiendo tirado para 17 (cuatro triples, tres dobles, dos libres). Un triple de Fells y otro de Izaguirre fueron el resto de las conversiones de Aguada en el periodo y no hizo falta más para que el rojiverde diera vuelta el partido y se llevara el primer tiempo 38-33. Tan bueno era lo de Thornton que Leandro y Pereiras no anotaban en todo el primer tiempo, Bavosi y Roberts no convertían en el segundo cuarto y aun así, Aguada se iba a entretiempo ganando.

A la vuelta del descanso se repetía la historia. Aguada confirmaba un gran trabajo defensivo y cortaba prácticamente todas las vías de gol de Biguá. El único que lograba complicar por momentos era Santos, que ganó bastante más de lo que perdió en el juego interno y alguna conversión de Robinson en acciones individuales era lo que permitía la defensa aguatera, que controló y por momentos absorbió a Osimani y a partir de ello, la generación de juego del “Pato”. En ataque, por su parte, continuó la clínica de Thornton que definitivamente se había adueñado del partido. Y por si eso fuera poco, comenzaba a aparecer Leandro, tanto convirtiendo como generando juego para Roberts que también se sumaba a convertir. El resultado fue un parcial de 20-14 que le permitió a los de Capelli ingresar a los diez minutos finales sólidos en el juego y con ventaja de 11 (58-47).

El último cuarto terminó siendo anecdótico porque si bien Thornton tuvo que salir, exhausto y acalambrado, el que se había encendido y tomaba la ofensiva para sí era Leandro con 17 puntos en los últimos 15 minutos (12 de ellos en los diez minutos finales). Pero si bien lo de Leandro era muy bueno, a partir de la salida de quien más juego ofensivo había asumido, el resto del equipo también apareció. Tanto Roberts como Fells y Bavosi también aparecieron en ataque en un equipo que -crecido en confianza- se pasó bien la bola, tuvo movilidad y buena selección de tiro. Si bien la tarea defensiva no fue tan buena como la de los 30 minutos iniciales, Aguada era mucho más en el gol por gol y terminó cerrando el juego con renta de 14 (83-69).

Tremendo debut de Thornton con 32 puntos en 22 minutos (tiró para 50), secundado por García Morales con 17. A nivel colectivo, Aguada mejoró notoriamente el porcentaje de tres puntos respecto a lo de los últimos juegos (14/28 - 50%) así como en lanzamientos libres (11/13 - 81%). Tal vez lo único en lo que defeccionó fue en los 14 rebotes ofensivos que tomó el rival (casi el 35%), que derivaron en un 13-2 en favor de Biguá en puntos de segunda oportunidad.

De esta forma Aguada cerró con una nueva victoria su participación en la etapa clasificatoria y ahora deberá esperar los resultados de la última fecha para conocer sus rivales y el fixture del Reclasificatorio. Pero más allá de quiénes sean y en qué orden, lo importante fue que, a partir de la victoria de anoche, el equipo vuelve a depender de sí mismo ya que en el peor de los casos comenzará la nueva etapa a solo un punto del octavo y dependiendo de los resultados de la última fecha podrá empezar incluso a un punto del séptimo.