Se hizo fuerte en casa

Pese a un mal comienzo de juego, Aguada corrigió a tiempo y se quedó con una nueva victoria como local, bajó de la punta a líder y sigue dando peleando por entrar a Playoffs. Por Néstor Barrosa

Aguada cerró su participación como local en el clasificatorio con una victoria impostergable e indiscutible, ni más ni menos que ante quien llevaba como líder, Olimpia.

No fue nada bueno el comienzo ya que, una vez más, el equipo titular comenzó muchas dificultades defensivas y entreverado en ataque. Pero el principal problema se presentaba en el costado defensivo. La primera línea aguatera no podía con la rival y permitía conversiones sencillas en bandeja así como tiros cómodos a distancia por no llegar a tiempo a contestar los tiros de la visita. Quien más se destacaba era Brian García, que le ganaba el duelo a García Morales y colocaba 12 puntos casi consecutivos, pero tanto Villegas como Agarbado y el propio Macanskas lograban convertir ante una defensa aguatera que, siendo claros, no paraba a nadie.

En el otro costado, la lectura de juego no era buena, los tiros no eran bien seleccionados y se erraba demasiado. Recién pasados los tres minutos, un triple de Leandro abría el tanteador. No había eficacia ofensiva, no había buen balance y Olimpia, que corría más y jugaba mejor, lo aprovechó para sacar 14 puntos de ventaja (21-7) en seis minutos de partido. Llegó el momento de los cambios, Capelli mandó una vez más a la cancha a Sarni e Izaguirre para intentar elevar el tono defensivo y, como viene pasando últimamente, las variantes hicieron que desde la defensa el equipo comenzara a ponerse en partido. Comenzó a aparecer Lee Roberts como principal vía de gol, pero también se sumaron el propio Izaguirre y el extranjero Fells y la ventaja comenzó a achicarse hasta que una bandeja de Bavosi sobre el cierre, puso a Aguada a siete (21-28). La cosa parecía encaminarse lentamente, pero surgía una preocupación: Fede Pereiras terminaba el primer cuarto con tres faltas.

Ya desde el comienzo del segundo cuarto se volvió a apreciar que Aguada, lentamente, iba elevando el tono defensivo y, a partir de una buena defensa, ganaba en confianza para irse al ataque. Pese a la ausencia de Pereiras, Fells cumplió en la contención de Villegas y lo controló cuando tuvo que marcarlo, Sarni tuvo muy buenos minutos peleándolas todas en primera línea y aparecieron los mejores minutos de Izaguirre en todo sentido. Se fajó, robó pelotas, bajó rebotes y en ataque anotó e incluso asistió, siendo factor clave para que Aguada pusiera un 9-2 e igualara el partido en 30. Inmediatamente vinieron un par de conversiones exteriores de Olimpia y dos o tres conversiones de Viana para volver a tomar siete u ocho puntos de ventaja pero, en el cierre del periodo, el reingreso de García Morales fue decisivo en ofensiva. Un doble, un par de libres, un triple y un par de asistencias para Roberts e Izaguirre le permitieron a Aguada llevarse el primer tiempo con victoria 43-42.

El tercer cuarto fue a puro gol por parte de ambos y, con el juego planteado de esa manera, el que marcó diferencias fue Leandro. Puso triples (4 de 5), dobles (2 de 2), asistencias (2) y fue pieza clave para que Aguada pasara al frente y comenzara a tomar ventajas. Pero no fue el único, porque Roberts siguió pesando en la pintura cuando lo buscaron y Fells (aunque con alguna intermitencia) también encontró su gol cuando participó del ataque. Del lado de Olimpia, el que sacaba la cara por el equipo y convertía (a veces ante la pasividad defensiva aguatera) era Juan Viana, con algo de Riauka y Villegas, pero Aguada controlaba el ritmo de juego y llegaba a sacar 14 de diferencia, aunque terminaron siendo ocho (74-66) cuando terminó el cuarto.

En los diez minutos finales la visita echó el resto y la ventaja se acortó. Olimpia volvió a hacer circular la pelota con buen criterio y, como al principio del partido, encontró goles en varias manos -fundamentalmente Viana, Riauka y Villegas-  tanto desde lanzamientos a distancia como en ataques al aro. Pero, pese a las dificultades para contener los ataques rivales, Aguada respondía con la misma receta: un ataque efectivo, con variantes y con goles en varias manos. Si bien los triples no entraban, el equipo no se desesperó, no se encaprichó y fue inteligente a la hora de buscar caminos alternativos. Roberts gravitó en la pintura tanto reboteando y corrigiendo como generando faltas y poniendo libres: Leandro, Sarni y Fells atacaron el aro con decisión y pese a que Olimpia llegó a ponerse a una pelota, en balance Aguada lo cerró mejor y se quedó con una victoria tan merecida como celebrada.

García Morales fue el goleador del partido con 32 puntos (5ast), secundado por Roberts con 18 puntos y nueve rebotes (cinco ofensivos), Fells con 14 unidades y Sebastián Izaguirre (en un partidazo) aportó 12 puntos, cuatro rebotes y tres asistencias. Mateo Sarni, con seis puntos más seis asistencias, volvió a ser el corazón defensivo del equipo y terminó con un +26 en favor de Aguada en los minutos en que estuvo en cancha.

El próximo partido será prácticamente una final ante Biguá en Villa Biarritz, el próximo jueves.