Con Dios en modo Demonio

Tras el tan ansiado regreso a casa y con el retorno de García Morales de manera exuberante, Aguada le ganó con holgura a Capitol y sigue dando pelea por escalar posiciones. Por Néstor Barrosa.

Clima de fiesta se vivió en lo previo por el retorno del equipo a jugar en casa propia luego tres largos meses y, como para que la cosa fuera aún mejor, la primera bola del juego le cayó a Leandro y en menos de 15 segundos, bomba del 11 y primera ovación de la noche.

Le costó un par de minutos ponerse en juego al equipo, que se vio sorprendido por una buena defensa visitante pero, como si no hubiera estado un mes inactivo, Leandro volvió con toda su clase y con tres triples casi consecutivos acomodó el barco. Otro triple del Mono, Roberts con alguna conversión posteándose ante Harrison, más un triple de Izaguirre y otro de Pereiras, le dieron una rápida ventaja de 10 a Aguada; ventaja que mantendría para llevarse el primer chico por 30 a 20. Si bien había algunas dificultades defensivas, el juego ofensivo era realmente fluido y los porcentajes de acierto elevadísimos (6/10 en triples, 5/7 en dobles).

En el segundo cuarto el buen juego ofensivo continuó, pero aparecieron los varios problemas defensivos. El extranjero Thomas comenzó a asumir y se volvió una pesadilla para Aguada que no lo podía contener y, sumado a ello, un buen ingreso de Barriola con un par de triples le permitieron a Capitol convertir 18 puntos en menos de seis minutos y colocarse a un doble. Minuto para Capelli y reingreso de Leandro y Roberts para intentar reacomodar la cosa y así fue. Un triple rápido de Izaguirre, un robo con gol de corrida de Bavosi puntos y asistencias de García Morales permitieron tomar renta de cinco, que se extendió a ocho (53-45) con un triple de Fells faltando 20 segundos. Todos estábamos más que conformes con la faceta ofensiva, pero preocupados por la defensa. Era, sin duda, lo que había que mejorar.

El comienzo del tercer cuarto demostró que no solo para el hincha la preocupación era defensiva y que tiene que haber sido un tema de charla en el entretiempo, porque el equipo salió con otra postura desde el comienzo. Con la confianza y la tranquilidad que generó el 8-0 en el minuto inicial (doble de Roberts y triples de Bavosi y Leandro) que permitió sacar ventaja de 61 a 45, la mejoría defensiva fue notoria. Tanto Roberts como Battle -que no tuvieron una gran noche ofensiva- anularon Harrison y en el perímetro, todos los rojiverdes tuvieron una gran noche. Porque no solo Leandro y Bavosi tuvieron una gran noche en anotaciones y en conducción sino que tanto Pereiras como Sarni cuando les tocó entrar, hicieron aportes fundamentales.

Aguada defendía bien, tenía el control del juego, ocupaba bien los espacios y se pasaba bien la pelota y encontraba gol por todos lados. Rachas de Izaguirre, Sarni, Pereiras, Bavosi, Leandro, eran demasiado para Capitol que recibía un 21-4 en seis minutos y veía a Aguada sacar 25 de renta. En los últimos tres minutos hubo un cierto afloje aguatero y Capitol intentó aprovecharlo con Trelles y Thomas para achicar diferencias, pero nunca pudo ponerse a menos de 13 puntos.

Como para terminar de sentenciar el resultado, dos triples de Leandro y otro de Sarni al minuto y medio de empezar el último cuarto volvieron a estirar la ventaja a 25 (86-61). El juego se había cerrado y el resto del cuarto estuvo de más. Conforme fue corriendo el reloj Capelli comenzó a mandar a la cancha a los gurises del club y el partido se cerró con victoria por 23 (97-74).

Como datos estadísticos a destacar, señalar

Asistencias: 25 asistencias contra apenas 12 pérdidas de Aguada, que evidencian el buen criterio que tuvo el equipo para pasarse la bola.

Porcentajes: consecuencia directa del buen trabajo ofensivo fue el 52% de triples para un equipo que embocó 19 de 36 lanzamientos, la inmensa mayoría de los cuales fueron a pie firme y sin marca.

Goleo repartido: seis jugadores finalizaron con diez o más puntos y seis jugadores convirtieron de tres puntos.

Desde el punto de vista individual la gran figura de la noche fue Leandro García Morales que, jugando apenas 21 minutos, convirtió 23 unidades (7/10 en triples) pero además repartió cinco asistencias y fue fundamental en la organización del juego.

Pero no fue el único de gran actuación porque tanto Bavosi (12pts), Izaguirre (16pts, 4/6 en triples), Pereiras (14pts, 4/7 en triples, 4ast, 4rec) y Sarni (11pts, 4ast) tuvieron pasajes en lo que fueron determinantes.

Tal vez las actuaciones menos vistosas de la noche fueron las de los tres extranjeros, pero aun sin brillar el equipo no necesitó de ellos en ataque y cumplieron un buen trabajo en defensa y trabajando para sus compañeros.

Aguada concretó así una nueva victoria y se preparó de buena manera para el clásico del próximo martes que, por si no bastara con que sea un clásico, será un punto clave para confirmar la escalada.