Estreno con puntazo

Luego de un cierre de año en el que dejó varias preocupaciones, Aguada estrenó 2020 con un puntazo de visitante ante Trouville. Victoria por un punto tras alargue. Por Néstor Barrosa

El cierre de 2019 no había sido para nada bueno y había dejado un montón de preocupaciones y hasta problemas internos. Con cambio de técnico y de una de las fichas extranjeras, sin García Morales que continúa su recuperación y con Roberts y Fells prácticamente bajo la lupa, a lo complicado de la situación se agregaban otras situaciones que hacían complejo el debut 2020: un equipo como Trouville que viene entre los líderes y que nos había ganado bien en la primera rueda y una cancha en que generalmente no nos es muy favorable.

Pero pese a todo ello, no sin sufrir y con necesidad de un alargue por igualdad en 91, Aguada se quedó con la victoria por 108 a 107 y sumó un punto que, como la mayoría de acá al cierre, era prácticamente impostergable.

El primer cuarto (el más goleado del juego) empezó con una pequeña racha de 6-0 favorable al local, pero Aguada respondió rápidamente con goles de Roberts, más triples de Bavosi y Fells para tomar la delantera y mantenerla el resto del periodo. Del otro lado, el que sostenía a Trouville era Lewis, que por momentos se tornó inmarcable. El cuarto se iba con ventaja de siete para Aguada pero un error repetido en los últimos partidos, le permitió a Pomoli acortar a cinco (31-26). Una vez más, Aguada cerró un cuarto permitiendo una conversión fácil y con faltas colectivas para dar.

El comienzo del segundo cuarto mostró de lo mejor de Aguada en el juego. Una gran defensa sobre Lewis y Danridge, limitó a Trouville a lo que pudiera hacer Alex López. En ofensiva, Roberts se volvió incontenible para el juego interno rival y, complementado por un buen aporte de Bavosi con tiros a distancia, permitieron que Aguada sacara la máxima de 11 (43-32). Sobre el cierre, cuatro triples casi consecutivos de Trouville le permitieron acortar diferencias y el primer tiempo se fue con victoria visitante 52-48.

Con un buen comienzo de López y Danridge, Trouville logró pasar al comienzo del tercer cuarto. Un buen trabajo defensivo sobre Roberts por parte del local lograba que la figura aguatera no pudiera recibir la pelota con comodidad y el equipo lo sentía, hasta que el juego volvió a abrirse con el lanzamiento exterior. Dos triples de Pereiras, uno de Bavosi y uno de Fells le permitieron a Aguada retomar la delantera e irse a los diez minutos finales con renta de ocho, 74-66.

El último cuarto se abrió con un nuevo triple de Fells y la sensación (o tal vez el deseo) era que Aguada podría comenzar a liquidarlo, pero Trouville no bajó los brazos. Lejos de eso, López y Danridge siguieron lastimando y se dieron grandes minutos de quien fue el revulsivo en el local: Gonzalo Iglesias, que hizo todo bien. Se prendió en defensa, complicó a Roberts, generó pérdidas en Aguada y las castigó tanto con triples como con corridas y ataques al aro.

Casi cinco minutos sin anotar y de total desconcierto en Aguada, le permitieron a Trouville poner un parcial de 9-0 para volver a ponerse en juego pero, cuando lo tenía casi cerrado, cometió errores que le dieron vida al rojiverde. Luego de un mal saque de Eziuku en el cierre, Roberts atacó el aro y forzó el suplementario.

El alargue fue electrizante y siguió teniendo a Lee Roberts como figura determinante. No lo podían marcar y cuando lo cortaron, castigó desde la línea de libres. De poco le sirvió al local lo muy bueno realizado por Lewis, lo que intentó Danridge (aun sentido) cuando reingresó o cualquier otro esfuerzo realizado por Trouville. El “20” de Aguada había tomado el partido para sí y no iba a parar hasta ganarlo.

La victoria terminó siendo por un puntos (108-107) y el estreno de Capelli cumplió con la consigna fundamental: ganar.

Por supuesto que es dable esperar una mejoría defensiva y que el equipo defienda “como defienden los equipos de Capelli”; por supuesto que Robert Battle -que tuvo un muy buen debut y mostró que es un jugador integral- deberá acoplarse más a sus compañeros y sus compañeros a él. Pero el equipo, aun pese a los cambios ya mostró cosas importantes. La primera y fundamental, el cambio radical de actitud que los hinchas le venían reclamando.

Valiosísimo punto para Aguada de cara al futuro, con Lee Roberts goleador del juego  y récord en anotación en un partido para Aguada en el historial de Liga. Ni más ni menos que 52 puntos para el extranjero, superando los 51 de García Morales en la temporada 2012.

Otros destacados en el goleo aguatero fueron Courtney Fells con 20 unidades, seguidos por Pereiras y Bavosi, ambos con 14 puntos.