Goleó y reguló

Luego de un primer cuarto flojo y en el que dio ventajas, Aguada apretó el acelerador desde el segundo periodo y terminó ganando holgadamente ante Capitol. Por Néstor Barrosa

Volvió a ganar Aguada y volvió a hacerlo por amplio margen, esta vez ante Capitol y en cifras de 85 a 59. Mirando el balance del partido entero, terminó siendo una victoria cómoda y sin complicaciones, pero el comienzo no fue así. El equipo pareció entrar flojo de mentalidad y mostró desconcentraciones defensivas que le permitieron a Capitol picar en punta (10-2) y comandar el tanteador prácticamente a lo largo de todo el cuarto. Mucho tiro cómodo para el local, lo que le permitió tener altos porcentajes de acierto y complicar a un Aguada que, además de no defender, tampoco tenía volumen de juego en ataque. Prácticamente a fuerza de triples como única herramienta el aguatero terminó los diez iniciales 22-25 y teniendo mucho para mejorar.

Pero ya con el comienzo del segundo cuarto terminó todo lo malo del primer periodo y se empezó a torcer la historia. Otra vez volvió a ser clave el ingreso de Izaguirre (la figura del partido) y esta vez no solo como revulsivo en defensa y por lo bien que cumple los roles que se le asignan, sino porque además fue determinante en ataque. Once puntos en el cuarto para Sebastián (3 de 3 en triples), para liderar ofensivamente a un equipo que provocó el quiebre desde la defensa. El trabajo de Sarni, Pereiras e Izaguirre contagió a todo el equipo, elevó el tono defensivo y casi literalmente anuló las vías de gol del local. Parcial de 20-6 tuvo el cuarto para que Aguada se fuera al entretiempo con ventaja de 11, 42-31.

Como era de esperar por la diferencia de potenciales y de objetivos, en el segundo tiempo la ventaja se amplió. Se empezó a ver el partido que todos los aguateros fuimos a ver, el de Aguada dominando en todos los aspectos del juego. Defensa asfixiante que hacía caer a Capitol en tiros mal tomados y pérdidas reiteradas y, con la confianza trasladada al ataque, buena circulación de pelota y gol por varias vías. Siete jugadores aguateros aportaron puntos en el cuarto, lo que refleja que el equipo tuvo un gran rendimiento como tal. Nuevo parcial contundente en el cuarto (20-8) y Aguada entraba a los diez minutos finales 62-39 y con el partido liquidado.

Un pequeño afloje en el arranque del último cuarto, hasta entendible si se quiere porque inconscientemente está la Champions en el horizonte, permitió que Capitol pusiera una racha de 9-0 y acortara la diferencia a 17 (48-65), pero rápidamente llegaron las respuestas. Y lo que más alegría generó en la gente fue que parte de esas respuestas estuvieran en la mano de Mateo Sarni, que puso dos triples de esos que la gente estaba esperando de él. A los de Mateo se sumaron otro de Izaguirre (4 de 4), uno de Pereiras y dos de Nahuel Santos. Fiesta completa para los aguateros y no tanto por la victoria, que era esperable, sino por ver que “el tallarín” le agrega gol a todo lo bueno que hace y que los gurises tienen minutos, se animan a tirar y los tiros entran.

Pese a que Capitol no es medida para los objetivos de Aguada, la noche dejó cosas disfrutables: 27 asistencias, 41 puntos desde la banca, 17 puntos de contraataque, 47% en triples (16 de 34), 9 jugadores aportando puntos, descanso para los más veteranos importante para lo que se viene.

En materia de estadísticas individuales, lo más destacado estuvo por el lado de Izaguirre con 16 puntos (4/4 en triples), García Morales y Pereiras terminaron con 13 unidades, Rose terminó con 12 (más seis rebotes y tres asistencias) y Lee Roberts finalizó con siete puntos, pero con 14 rebotes.

Comienza la pausa en el torneo local, Aguada vuelve a jugar el martes, en Santiago del Estero contra Quimsa por la Champions League.